Dolores de Espalda por Trabajar con Ordenadores

▶️ Dolores de Espalda ◀️ La utilización inadecuada de los músculos, una postura incorrecta o forzada y un entorno de trabajo mal organizado pueden causarte dolores de espalda. Para evitarlos, sigue nuestros consejos.

DOLORES DE ESPALDA
Dolores de Espalda

Como cualquier actividad que implique estar sentado mucho tiempo, el uso del ordenador puede ocasionar dolor, molestias esqueleticomusculares y rigidez. A fin de reducirlas, lee con atención estas pautas:

Índice

    DOLORES DE ESPALDA: PAUTAS A TOMAR EN CUENTA

    • Toma frecuentes y breves descansos para relajarte y conceder un merecido reposo a los músculos.
    • Ajusta la altura de la silla, de forma que los muslos queden en posición horizontal y que apoyes los pies en el suelo.
    • Cerciórate de que el respaldo de la silla te recoge perfectamente la región lumbar.
    • Al utilizar el teclado, procura que los hombros estén relajados, de manera que el brazo y el antebrazo formen un ángulo recto, y la muñeca y la mano una línea recta.
    • Si no llegas o no puedes apoyar bien los pies en el suelo, utiliza un reposapies de altura regulable.
    • Coloca el ratón a la misma altura que el teclado y procura disponer del espacio suficiente para desplazarlo con comodidad.
    • Ajusta el monitor de manera que, al sentarte, la parte superior de la pantalla se encuentre algo por debajo del nivel de los ojos.
    • Cambia de postura con asiduidad. Levántate y desentumece los músculos siempre que empieces a notar sensación de cansancio.
    • No utilices una fuerza excesiva al teclear o usar el ratón y procura tener siempre las manos y los dedos relajados.

    Refuerza estos pasos disfrutando de los beneficios de un quiromasaje. Se trata de un masaje terapéutico que mejora los dolores de espalda al actuar sobre la flexibilidad de los músculos paravertebrales, aflojándolos. Suele bastar con una media de entre seis y diez sesiones una o dos veces por semana.

    Y ten en cuenta que nada de esto te servirá si no reeducas tus posturas cotidianas evitando las que te hacen forzar la espalda y realizar actividades incorrectas como coger peso. Si no puedes evitarlo, lo mejor es que lo hagas con las piernas flexionadas y apoyando los objetos en el cuerpo.

    Dos últimos consejos. Si eres de los que llevan maletines pesados, utiliza las mochilas con tirantes cruzados porque equilibran mejor el peso. Si tienes que acceder a objetos situados en alto, es mejor que lo hagas subiéndote a una escalera, en vez de estirar la espalda en exceso.

    TU LUGAR IDEAL DE TRABAJO

    Pónselo más fácil a tu espalda configurando tu entorno de trabajo de forma que el mobiliario se ajuste exactamente a tus necesidades y con el fin de evitar posturas que te resulten incómodas a la larga te resulten incómodas:

    • Elige un escritorio de altura regulable de forma que el reposapies no te resulte necesario. Otra opción sería la de utilizar un escritorio con una bandeja para el teclado a un nivel inferior.
    • La silla, mejor si es regulable y asegúrate de que te proporciona un soporte firme y cómodo.
    • Coloca los papeles y los objetos que necesitas de forma que los puedas ver  y manejar con facilidad mientras trabajas. Un atril puede facilitarte la lectura de documentos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir